Cestos para ropa sucia: ¿es un artículo realmente importante?

0
290

Por más obvia que pueda resultar la compra de un cesto para ropa sucia, algunas veces la pasamos por alto. Pensamos que podemos utilizar otro tipo de contenedor o simplemente esconder en un rincón de la habitación la ropa sucia hasta que sea el día de lavarla.

Lo cierto es que el cesto ropa sucia es de gran importancia, no solo porque procura organización en la estancia, también porque el aspecto de desorden o falta de aseo se reduce en gran medida.

¿Comprar un cesto de ropa sucia facilita la limpieza del hogar?

Todo dependerá del modelo que elijas, pero en definitiva podrás organizar mejor tu habitación o el cuarto de lavado. Al comprar un cesto de ropa estarás dándole un espacio específico a los cambios que has utilizado a lo largo de la semana, no verás prendas en el suelo o en otras habitaciones.

Hay una gran variedad de modelos que se adaptan a tus necesidades, bien sea de malla, una canasta de mimbre o con tapas, puedes adquirir la que mejor se adapte al espacio de tu hogar o presupuesto con la garantía de que el orden reinará en casa.

Los cestos de ropa sucia aíslan los malos olores

Muchos modelos de cestas para ropa tienen integrada una tela en su interior que funciona como aislante de los malos olores que podrían tener las prendas deportivas o de verano. Otros poseen tapas y evitan, de igual forma, que las bacterias causadas por el sudor se esparzan por la estancia.

Para evitar los malos olores causados por la ropa sucia o que estos penetren los materiales del cesto, se recomienda lavar el contenedor de forma regular.

Una cesta para ropa sucia, múltiples usos

Si eres creativo puedes elegir una cesta que vaya de la mano con la decoración de tu hogar, un cesto fabricado especialmente para tu baño dejará de ser un aburrido contenedor y pasará a ser una pieza clave en tu decoración.

Si tienes niños pequeños podrás elegir textiles que complementen el color de la habitación o que vayan a juego con las alfombras.

Por otro lado, muchos fabricantes eligen utilizar materiales más fuertes con el propósito de que puedas darles un doble uso a tus cestas: como contenedor de ropa sucia y como mueble de baño.

Materiales livianos para cestos de ropa sucia

Una de las reglas de oro al momento de elegir el cesto ideal es tomar en cuenta el material del que está hecho: no debe pesar. Si de pronto debes moverlo a otro sitio, no tendrás que hacer demasiado esfuerzo.

Si no quieres comprar un cesto de plástico, tienes otras opciones como mimbre, tela o mallas, algunos utilizan hasta dos de estos materiales. Muchos de estos modelos incluyen tapa o un sistema de sellado que evita que los malos olores se escapen del contenedor.

La importancia de los cestos está arraigada a su propósito: evita que dejes en lugares vistosos la ropa sucia y procura que los malos olores no impregnen las estancias. Es una compra de la que no puedes escapar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí